DÍA 1

Viajé a Madrid durante un finde el pasado mes de Noviembre. Mi primera visita a la capital no pudo ser más perfecta: Fui porque me regalaron entradas para ir a ver el musical del Rey León  ¡Uno de mis grandes sueños!

El primer día visité casi toda la ciudad: la Gran Vía, la plaza Mayor de Madrid, el Mercado de San Miguel, la Puerta del Sol, la plaza EspañaHabía tanta cosa por ver que al final decidí dejar los mapas a un lado y simplemente disfrutar perdiéndome por las calles. Por suerte había tantos turistas que era fácil saber donde estaban los sitios de interés… Sólo había que seguir a la gente con cámaras y mochilas.

Comí en el primer sitio que vi, buffet All U Can Eat por 9€, muy cerca de La Puerta del Sol, en la C/ de Carretas. Y por la tarde por fin fui por fin a ver el musical del Rey León  ¡Por Dios! lloré un montonazo, no paraba de llorar de feliz y emocionada que estaba… ¡Y no fui la única! El musical emocionaba más a los mayores que a los pequeños. Sin duda, SIN DUDA, uno de los momentos más bonitos de mi vida, repetiría una y mil veces ¡y animo a todo el mundo a verlo!

Para acabar de redondear el día, por la noche salí con una de mis mejores amigas de Erasmus. Hacía medio año que no la veía, reímos mucho, fuimos a ver a otro amigo Erasmus y recordamos todas las aventuras que vivimos juntas… ¡Te echo de menos Espe!.

El hotel

Me hospedé en el hostal Mad Hostel muy céntrico y cuco. No era sitio para una reina, pero si tu estilo de viaje es mochilero y sin lujos, como el mío, es un lugar perfecto. El desayuno era bastante básico y las habitaciones simples, pero cuenta con habitaciones solo para dos personas. Eso sí, los baños y las duchas son compartidos ¡con todos los del hostal!Fue lo único que no me gustó, pero tan solo fui durante unos días así que no me importó mucho. Un punto a favor es el buen rollo y el ambiente del lugar, la mayoría de los huéspedes son estudiantes, gente joven y Erasmus, y se organizan excursiones y paellas en el ático del edificio cada semana.

DÍA 2

El segundo día fue día de visitas culturales con el palacio de la Almudena, y el Palacio Real. Depués quedé con un amigo que se mudó hace poco a Madrid y comimos en TacoBell con toda la ilusión del mundo. Tiene fama de muy poco saludable, lo sé, pero  en Mallorca no hay ninguno y tenía curisidad. ¡Al igual que con Starbucks donde también fui!.

DÍA 3

¡El último día fue un desastre pero muy divertido! Al despertarme quise imprimir los billetes del avión pero no podía… Y con razón, los había comprado para un mes más tarde!. Corriendo me puse a buscar vuelos y con suerte encontré uno que salía a las 2h.  ¡Qué desastre! Ese día tenía pensado ver lo que me quedaba. Pero bueno, Madrid me gustó tanto que volveré tan pronto como pueda .

¿Has visto el musical del Rey León o quieres verlo? ¿Crees que llorarías? ¡Cuéntamelo en un comentario!

¡Deja tu comentario!

A %d blogueros les gusta esto: