Mi primera semana viviendo en China

¡Hola a todos! Os escribo por primera vez como expatriada. El pasado domingo 3 de setiembre salí de Mallorca para llegar a mi nueva ciudad casi 3 días más tarde. Para los que todavía no lo sepan me he mudado a China durante un año, viviré en la ciudad de Zhengzhou, en la provincia de Henan!

No he podido actualizar ninguna de mis redes hasta ahora por problemas con Internet, de hecho ahora mismo estoy utilizando los datos de mi móvil para utilizar el ordenador. Creo que todavía estaré una temporada sin Internet en casa, pero me las voy apañando para seguir online!

Mis primeras impresiones de China

Han pasado ya 10 días desde que llegué, y la verdad… ¡no ha sido fácil! Nada te prepara para lo que es vivir en un lugar tan extremadamente diferente. Muchos hemos visto los vídeos y fotos de animales vivos en supermercados, de las carreteras llenas de coches, bicis y peatones caminando y conduciendo sin ningún orden, esos retretes que son solo un agujero en el suelo… Pero aun sabiéndolo, es muy diferente cuando lo ves en vivo y en directo, siempre impresiona. Es algo que difícilmente se puede describir.

Sin duda, en estos pocos días he podido comprobar que China es el país de lo nuevo y lo viejo. Aquí ambos conceptos se mezclan de manera tan fluida que incluso para alguien como yo, acostumbrada a un estilo de vida y cultura diferentes, le resulta algo natural. Edificios gigantescos y altísimos comparten espacio con pequeños negocios y espacios viejos y de condiciones precarias. Inventos o prácticas modernas, como el no utilizar dinero, escanear los móviles para obtener el contacto y datos de alguien, o un sistema de bicicletas para toda la ciudad que funciona con bluetooth, se practican en improvisados mercados de fruta y verduras en carros en medio de la calle, entre grupos de jóvenes conservadores, o en espacios con un ambiente muy austero.

Y sí, eso de que “si vas a China todos te van a mirar, parar y querrán hacer fotos contigo” es cierto. Creía que eran historias o algo que pasaba hace años pero ya no. Será que mi ciudad es bastante “china”; no es como Shanghai, Pekín o Hongkong donde están totalmente acostumbrados a los extranjeros. ¡En Henan todavía se sorprenderán al verte! Tendré que procurar que tanta atención no se me suba a la cabeza jejeje.

Así que estos días me he dedicado a acostumbrar mis ojos, tacto, olfato y oídos a nuevos escenarios, olores, idioma y trato.

También me ha costado mucho dormir por la diferencia horaria. No dormí durante los 3 días que tardé en llegar a Zhengzhou, y al llegar siempre me iba a dormir a las 4-5am porque era la hora en España a la que me suelo ir a dormir (23-00pm)! Y bueno ¡qué decir de todo el papeleo y trabajo! sin duda es lo que más ocupada me ha tenido.

Por suerte ya me estoy habituando a las horas de sueño de China, poco a poco iré cambiando las horas de comer. Ya me estoy acostumbrado a la mayoría de cosas que me desorientaban los primeros días, creo que estoy avanzando rápido y no puedo esperar a sentirme más cómoda, más descansada y con más energía para poder explorar y conocer este país con toda la alegría que me caracteriza!

Os dejo con las fotografías que he ido tomando estos días. ¡Y ya estoy trabajando para poder actualizar pronto con vídeo incluido!

 

comentarios

 

4s comentarios

  1. Que gran, Aina! Seguesc les teves passes desde sa nostra marevellosa roqueta, de la que estic eternament enamorada, però a la vegada amb enveja de partir.

    M’agrada llegir la teva experiència, perquè la d’una amiga va ser horrorosa. Ho veia tot molt mecanitzat, la gent dormia a la mateixa cadira on feia feina, el cel gris de contaminació, cares tristes… I tu m’has canviat totalment la idea que tenía de Xina!

    Disfruta! I ves penjant tot el que puguis, please.

    Recorda que Mallorca sempre hi és. Una abraçada enooorme!!
    Cuide’t 😙

  2. Que gran, Aina! Seguesc les teves passes desde sa nostra marevellosa roqueta, de la que estic eternament enamorada, però a la vegada amb enveja de partir.

    M’agrada llegir la teva experiència, perquè la d’una amiga va ser horrorosa. Ho veia tot molt mecanitzat, la gent dormia a la mateixa cadira on feia feina, el cel gris de contaminació, cares tristes… I tu m’has canviat totalment la idea que tenía de Xina!

    Disfruta! I ves penjant tot el que puguis, please.

    Recorda que Mallorca sempre hi és. Una abraçada enooorme!!
    Cuide’t 😙

¡Deja un comentario!