divider1

No te pierdas la primera parte de mi aventura en Shanghai
¡Lee mi diario de los días 1 y 2 para descubrir cómo llegué y los lugares que visité!

divider2

Una visita que no suele aparecer en todas las guías

Para el día de hoy está planeada una visita que no suele aparecer en todas las guías. A las afueras del centro, en el suroeste de la ciudad llegando con la línea del metro nº10, encontraréis a una zona residencial donde se esconde en los subterráneo de un edificio de viviendas un museo muy especial: El Museu de Arte Propagandístico.

Shanghai (4)

El hombre que creó el museo recogió posters hasta de la basura

Fue creado y construido por una sola persona, quien a lo largo de los años fue coleccionando los posters que fueron usados en China durante las guerras, la aparición del comunismo y su camino hacia la unificación. Esos posters son un viaje en el tiempo por la historia más reciente de China, ayudan a entender por qué China es como es hoy en día. ¡Es una pasada y ayuda a ver las cosas desde otra perspectiva!
El hombre que creó el museo recogió posters hasta de la basura. En la entrada al recinto pide no hacer fotos de ello. Por respeto al gran trabajo que le supuso, no tomé ninguna; así que si queréis verlo ¡ya sabéis!

Shanghai (2)

a tan solo 1 hora de Shanghai se encuentra la barrio de Suzhou, un lugar donde veréis el auténtico aspecto de la antigua China

Los planes de la tarde se truncaron al sentirme físicamente indispuesta (la menstru). Una pena, a tan solo 1 hora de Shanghai se encuentra la barrio de Suzhou, un lugar donde veréis el auténtico aspecto de la antigua China. Se ha conservado perfectamente su esencia, todo el lugar sigue del mismo modo que años. Todo amigo chino o expatriado me ha recomendado esta visita, pero por ahora se tendrá que quedar en la lista de “pendientes”.

Shanghai (21)

el hostal que había reservado no acepta a extranjeros

El último día en Shanghai es el más frío. Al llegar al hotel empiezo a preparar la maleta para salir al día siguiente con el primer tren hacia el siguiente destino: El Monte Wuyi, en la cercana provincia de Fujian. Al poco rato recibo una llamada: el hostal que había reservado no acepta a extranjeros. ¡Mañana al llegar a la montaña tocará improvisar!

¡Y hasta aquí mi aventura en Shanghai! Espero que os haya gustado. Puede que las fotos que he compartido no sean las que se suelen hacer en Shanghai, pero me parece interesante mostrar la otra cara de China, la que todavía está por crecer y lucha por seguir el ritmo del país.

 

Shanghai (268)

¿Alguno de vosotros había oído hablar del Museo Propagandístico? ¿Y de Suzhou?  ¡Antes de venir a China yo no tenía ni idea de que existían!

¡Deja un comentario!

A %d blogueros les gusta esto: