¡Seguimos con el tour por España! Después de Madrid tocaba Sevilla. Tuve la suerte de visitar esta preciosa ciudad para conocer a unos amigos.

DÍA 1

Llegué bien temprano por la mañana y corriendo dejé las maletas en el hotel para ir a desayunar los famosos churros con chocolate. A pesar del calor era totalmente necesario e imprescindible ,  iba acompañada de sevillanos que no me dejaban continuar el día sin probarlos .

El primer día por la mañana paseamos tranquilamente por las calles de la ciudad. Paseamos por los Jardines de Murillo donde vi los árboles más grandes que he visto en mi vida. Es tradición que los recién casados se fotografíen en ellos. Desde ahí llegamos al antiguo barrio judío, donde se encuentra una pequeña y pintoresca plaza con baldosas de colores dedicada al pintor José García Ramos¡La judería es lugar precioso, la verdad! Sus calles estrechas y coloridas con balcones llenos de plantas y flores te hacían sentir en otro época..

A pocos metros del barrio nos encontramos con la increíble catedral de Santa María y su Giralda. Tan bonita y conocida que hasta se construyeron réplicas en EEUU (en Manhattan y Kansas City). El ambiente era genial, todo estaba listo para la Semana Santa, lleno de sillas, tarimas y gente repartiendo la programación de las procesiones.

El resto del día aprovechamos para descansar y al llegar la noche fuimos a ver un partido de fútbol (España – Ucrania). La verdad es que no soy fan para nada del fútbol, pero los gritos, el entusiasmo y la pasión del campo era tal que me animé saltar y gritar con ellos, aunque no supiera ni qué estaba pasando.

DÍA 2

El segundo día fue muy intenso, visitamos pocos sitios pero estaban lejos entre sí. Además tanto el transporte público como el coche quedaron descartados. La Semana Santa tiene tal tirón turístico que, aún faltando una semana, todo estaba a rebosar de gente.

La primera parada fue el río Guadalquivir para ver la Torre del Oro, llamada así por el reflejo dorado que hacía sobre el río. Fue una buena elección pasar por ahí… Ese día era extremadamente caluroso, el frescor del río vino muy bien.

Luego dimos un buen paseo por el enorme parque de María Luisa, el pulmón de la ciudad declarado Bien de Interés Cultural. Pasamos un buen rato corriendo detrás de los patos y buscando sus nidos, hasta llegar a la plaza España, situada dentro del propio parque. ¡Simplemente hermoso!. No es de extrañar que se utilizara para rodar Star Wars. Después de la tremenda caminata repusimos fuerzas con un delicioso cordero en el Asador de Aranda.

Durante el viaje nos hospedamos en el hotel Meliá Lebreros, está cerca del campo de fútbol y en él en se hospedaba el equipo español, aunque no tuvimos la suerte de ver a ningún jugador. El hotel estaba muy bien, aunque la decoración clásica no era de mi gusto, pero la cama… La enorme e increíblemente cómoda cama sí lo era

¿Has estado en Sevilla? ¿Qué otro lugar recomendarías o te gustaría visitar? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Un comentario en “Mi primera vez en Sevilla”

¡Deja tu comentario!

A %d blogueros les gusta esto: