Entrada recuperada de mi antiguo blog. Fecha de primera publicación: invierno 2013. Como muchos ya sabréis volví a Italia esta pasada Semana Santa del 2016. No podía faltar otra visita a Venecia, y antes de subir la entrada nueva del viaje de este año quería recuperar esta! Es que las fotos que hice en el primer viaje son preciosas  Además me encanta verme con mis amigos que taaanto añoro y recordar viejos tiempos!

Este invierno fui con un grupo de amigos georgianos, moldavos y brasileños a Venecia. Fue uno de mis mejores viajes, por la compañía y por ser de esos en los que viajas en condiciones malillas, no me preguntéis por qué pero cuando más disfruto es cuando viajo sin comodidades ¡Es mucho más emocionante y aventurero!

Nos pegamos un madrugón increíble y nos montamos en el primer autobús que salía de Graz, ahí estuvimos no sé cuantas horas hasta llegar al siguiente y bus. Dormimos en el trayecto como pudimos, los vehículos no eran cómodos ni espaciosos, así que más de uno llegamos con dolor de cuello y espalda… Ojalá tuviera fotos de las posturas que pillamos para dormir, a lo Circo del Sol  Después llegamos Piazzale Roma en Venecia, donde cruzamos el Puente de la Libertad en un metro que une la isla veneciana con el continente italiano. Cuando llegamos era ya bastante tarde y oscureció en cuestión de segundos.

No había manera de encontrar el hostal que habíamos reservado – encontrado en los confines de Internet y elegido por ser el más barato podéis imaginaros lo que fue dormir ahí!. No exagero si digo que estuvimos horas caminando con las maletas, el frío, el cansancio y el sueño en busca del maldito hostal, y cuando lo encontramos…

Era un hostal muy muy viejo y no sé por qué pero no tenía nombre, ni cartel, ni NADA que le identificara. Las calles ya estaban desiertas así que tuvimos que llamar al propietario para que viniera a buscarnos en medio de la noche. Y bueno… Mejor haber dormido en la calle ¡Pero Dios, cómo lo disfruté! Estos son los mejores recuerdos, los que no olvidas . Era imposible encontrar al dueño fuera la hora que fuera, no nos sirvieron el desayuno por el que habíamos pagado, y las camas ni si quiera tenían mantas ni sábanas, eran unos simples colchones, aunque estábamos en Noviembre y hace muchísimo frío por la noche!! Además, en Venecia esta prohibido encender la calefacción hasta Diciembre. Ojalá recordara el nombre del hostal para avisaros. ¡Ah! Y estaba lleno de mosquitos, pero no de los normales pequeños, eran mosquitos GIGANTES. Por eso dormimos todos tapados hasta arriba, y aun así me picaron en los labios ugh que ascazo… Los tenía como Angelina Jolie, el hinchazón bajó durante el día pero me dolía hasta para sonreír, por eso no enseño los dientes en las fotos .

A pesar del hostal, el viaje fue increíble, unos de mis favoritos sin duda! Todas las calles parecían postales, los edificios viejos y húmedos le daban un encanto medieval a la ciudad y te hacían sentir en otra época. Los callejones estrechos, los puentes para cruzar las calles, los taxi-barcos y buses-barco, los ruidos de los mercados, el olor a pescado… Fue un lugar muy intenso en color, sabores, sonidos y olores.

El mejor lugar: St. Giorgio Maggiore. No exagero cuando digo que es uno de los lugares más bonitos en los he estado y probablemente que estaré. Intentad estar ahí al final del día, el atardecer te dejará sin aliento. Con la silueta de Venecia con el atardecer de fondo, el sonido del mar y las gaviotas nos sentamos a los pies de la escalera y vimos desaparecer el sol hasta que el último bus-barco del día vino a recogernos. Simplemente espectacular, pocos lugares hay con tanta paz y tan hermosos. Más abajo encontraréis fotos

Volví a Venecia ese mismo año durante el famoso Carnaval. Pero fue un desastre, llovió a mares . Daba pena ver todos esos disfraces increíbles mojados, parecían de película, la gente se lo tomaba muy en serio y salían aún sabiendo que arruinarían los vestidos; todo con tal de lucir y dar magia y color al carnaval . Aun así también fue una aventura ver subir el nivel del mar y las calles completamente inundadas – y por ello correr como locos a restaurantes, bares y edificios a refugiarse!

 

  

Vistas desde St. Giorgio Maggiore
Vistas desde St. Giorgio Maggiore
Vistas desde St. Giorgio Maggiore
Vistas desde St. Giorgio Maggiore

 

 

 

¡Hasta aquí el post de hoy! Habría puesto más foto pero hubiera quedado muy largo  Pronto subiré el mini-tour por Italia que hice este año, visité las islas cercanas a Venecia y otras ciudades del país, soon soon! 

Aina

Un comentario en “La vieja y bella Venecia”

¡Deja tu comentario!

A %d blogueros les gusta esto: